La dictaduta stronista dejó un legado de pobreza y corrupción

 

A 29 años de la caída de la dictadura stronista es recordada como uno de los capítulos más nefastos que vivió el Paraguay por casi 35 años dejando al país un legado de pobreza y corrupción. La memoria de todas las generaciones es fundamental para conocer esta época y entender los riesgos de repetir un sistema autoritario, represivo, corrupto y violatorio de todos los derechos humanos.

El senador Carlos Filizzola destacó que la dictadura de Alfredo Stroessner fue una época de desapariciones, torturas, exilios, muertes, y  en las que se cometió todo tipo de violación de los derechos humanos. Además, mantuvo a la población en la pobreza, con constantes represiones y falta de libertades en medio de un ostracismo con el aislamiento internacional. “Fue un sistema autoritario y corrupto que trajo el atraso, una situación realmente repudiable desde todo punto de vista porque hizo tanto daño que hasta hoy siguen las repercusiones de esa época nefasta”, agregó.

Este nuevo aniversario de la caída sirve para reafirmar el compromiso de seguir trabajando en la construcción de un Paraguay justo y digno para todos y todas.